Ruta Industrial Guixar-Bouzas

Ruta Guixar- Bouzas el 18 de mayo de 2016

 

 

El pasado 18 de mayo, Día Internacional de los  Museos,  el ICOM  propuso el tema “Museos y Paisajes Culturales” para poner  de manifiesto la responsabilidad de los museos con el paisaje del que forman parte. La misión principal de los museos es velar sobre el patrimonio, ya esté dentro o fuera de sus muros. Su vocación natural es la de ampliar su misión y desplegar sus propias actividades en el campo abierto del patrimonio cultural y del paisaje del que forman parte, del cual pueden asumir distintos niveles de responsabilidad. Resaltar el lazo existente entre los museos y el patrimonio cultural es hacer surgir la idea de que los museos también funcionan como centro territorial en una protección activa del paisaje cultural.

En consonancia con la propuesta del ICOM  el museo ANFACO de la industria conservera, con el fin de promover el conocimiento y sensibilización del paisaje urbano e industrial de Vigo  celebró este Día de los Museos con un recorrido guiado  por los barrios industriales de la industria del mar desde Guixar hasta Bouzas.

Vigo cuenta con un importante patrimonio material e inmaterial ligado a la pesca y a la conserva de pescado y marisco, el desarrollo urbano y su configuración se debió al auge y expansión de dichas  industrias. Parte de este legado en forma de edificios languidece junto una parte importante de la historia de la ciudad que a pesar de contar con elementos significativos e identitarios de todo un territorio, sin embargo, no gozan de la protección y amparo que se supone a este legado, fruto de la memoria del trabajo de viguesas y vigueses.

Por ello, para contribuir a la valorización de nuestro paisaje industrial recorrimos barrios, calles   junto a los edificios e instalaciones que albergan la historia industrial ligada al mar desde Guixar hasta Bouzas, acompañados y  ejerciendo de cicerones el catedrático en historia económica Xoán Carmona y la arquitecta Iria Sobrino, ambos comprometidos con la identidad industrial de Galicia y Vigo.Descripción: C:\Users\fundacion\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\Content.Word\IMG_4428_2.jpg

El punto de encuentro fue junto al astillero do Espiñeiro, Vulcano, la configuración urbanística y social de este barrio no se entendería sin la marcada impronta que marcó en  TeIs, si bien la industria de la conserva en Guixar se asentó con anterioridad a este histórico astillero.

El primer sector industrial moderno de Galicia fue la incipiente industria conservera que se desarrolló en Vigo a partir de 1880. Pareja al rápido crecimiento de esta y, para satisfacer la demanda de pescado de los industriales conserveros, otras industrias como la construcción naval, los talleres mecánicos, las metalgráficas y otras empresas auxiliares se asentaron en la ciudad  atraídas por el efecto arrastre provocado por las necesidades de las empresas de  conservas de pescado.

Descripción: C:\Users\fundacion\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\Content.Word\IMG_4462.jpg

Salazón de 1807, calle Julián Estevez.

 

El  primer núcleo industrial moderno de Vigo se situó en Guixar a  finales del s. XIX y en los primeros años del s.XX, en la actual Julián Estévez, por aquellos tiempos también conocido como el Arenal de Guixar que daba continuidad al Arenal das Monxas. Aquí se asentaron fábricas como la  conservera  Viuda e Hijos de J. Barreras, la de Jose Barreras Massó (1899-1923) en A Rebouza, la de los hermanos Curbera Puig, Manuel Pita, Dotras, la salazón de Rodolfo Alonso Santodomingo, y posteriormente la de López Valeiras y Gándara y Haz, así como la primera refinería de petróleo de Galicia, la compañía de Babé y Cia (1887-1920).

En el recorrido, comprobamos como a pesar del estado ruinoso de las sobrevivientes todavía tienen mucho que contarnos, desde una perspectiva histórica y otra más formal del  edificio y su interacción con el paisaje urbano, Xoán Carmona e Iria Sobrino relataron particularidades y contextos. El punto de partida para narrar la historia moderna de la pesca y su transformación es la industria de la salazón como la que se encuentra en esta calle de 1807,  cercana a las antiguas instalaciones de Campsa de la compañía BaBé (1930) ya que el suministro de energía esta intrínsecamente ligada a la industria. Otros establecimientos como la Iberia Gallega se instalaron también en el lugar como parte de la estrategia para aprovechar el excedente de aceite utilizado por las fábricas conserveras vecinas, según señaló Xoan Carmona, como la contiguas de José Dotras y Manuel Pita,  pioneros y empresarios que formaron  parte de la constitución de la Unión de Fabricantes de conservas de la Ría de Vigo en 1904. Contigua a esta, la fábrica de conservas de Gándara y Haz, instalada en 1916, cuya fachada rompe con la funcionalidad de las otras fábricas de la misma calle,  apuntando  al esplendor constructivo   iniciado con el nuevo siglo, se pueden apreciar todavía sus característicos arcos de media punta. Finalmente y con posterioridad un descendiente de Rodolfo Alonso Santodomingo, Rodolfo Alonso Lamberti  estableció allí Comercial Vigo en 1941, activa hasta los primeros años del s.XXI.

Descripción: C:\Users\fundacion\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\Content.Word\IMG_4468.jpg

Frente a ellas, Xoán se detuvo en busca dela primitiva nave de los Curbera ( desaparecida ya) la que ocupaba el nº 16 de la calle, y narró la historia de una de las familias industriales más importantes y dinámicas de Vigo hasta la Guerra Civil, y como precisamente este hecho  supuso la caída del liderazgo industrial ejercido por  los Curbera, en especial por Jose Curbera Fernández, cuyo ímpetu emprendedor empresarial  puede  leerse  en el libro de “Las familias de las conservas de pescado y marisco” editado por la Fundación y ANFACO-CECOPESCA, fruto de la investigacion del historiador.

 

Continuamos la ruta hasta La Metalúrgica, en García Barbón, fábrica de 1900 empresa dedicada a la estampacion  de hojalata y construcción de envases, iniciativa colectiva de varios empresarios conserveros ante la necesidad del metal para la pujante insutria conservera de la ciudad. Las ampliaciones sucesivas fueron ya del arquitecto Jenaro de la Fuente en 1917 y de Francisco Castro Repesas en 1938. La fachada es el único elemento que perdurará en el futuro edificio de la Tesorería de la Seguridad Social ya que la estructura interior esta totalmente deterioada. Aún asi, Vigo todavía tiene la oportunidad de reutilizar integramente otros espaciones industriales de la ciudad como por ejemplo La Artística, Alfageme, La Panificadora , y la fachada de Beiramar, la Fábrica de Álvarez en Cabral antes de que desaparezcan víctimas de la especulación inmobiliaria o los conviertan en meros escaparates en los que solo respeten su fachada.

Descendimos hacia el mar por la calle Serafín Avendaño,  donde se encontraba  la hermosa y gran fábrica de los hermanos Antonio Alonso, otra vez obra de Jenaro La Fuente Domínguez y Jose Franco Montes,icono de la arquitectura modernista de Vigo, lamentablemente desaparecida en los años 80, en lo que fue el barrio industrial más importante de la ciudad en el primer tercio de del s.XX. En el Arenal se encontraban a principios del s. XX la primera instacion de la fábrica Metalgráfica de La Artística, las fábricas  conservas  de Jose Ramón Curbera Fernández  “La Joaquina”, las primeras de Alfageme y  Albo, Portanet, Tapias y los astilleros de Troncoso & Santodomingo, La Industriosa y Barreras antes de instalarse en Coya, además de los talleres mecánicos, y de los grandes consignatarios que se encargaban de gestionar los viajes de los emigrantes y  mercancías gallegas hacia América como Enrique Mulder, Estanislao Durán, Otero y Molina,  Reboredo Isla que en conjunto configuraban una ciudad emergente cuyo eje económico era la explotación de los recursos marinos disponibles. Esta localización industrial no parece casual pues conecta con las antiguas salinas y  talleres de transformación de sardina que desde época romana se asentaban en la misma zona, la tradición sardinera fundamenta los orígenes de Vigo.

Descripción: C:\Users\fundacion\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\Content.Word\IMG_4563.jpg

Paralelamente la ciudad fue trazando un frente acorde con las necesidades comerciales, y el puerto crecía en infraestructuras para satisfacer el intenso tráfico de mercancías, personas, y pescado. Las primeras transformaciones se realizan en el barrio del Arenal, en un principio se levantó un malecón y algunos pequeños muelles, en realidad rampas trasversales que facilitaban la descarga de las pequeñas embarcaciones que fondeaban en la conocida como Poza del Puerto, es el inicio de una transformación que culminará entre los años 60-80 del s. XX. Estas intervenciones en los arenales para adecuar las infraestructuras portuarias y el ferrocarril empujan, ya en los años de la Gran Guerra, a varios industriales a desplazar sus empresas al vecino arenal de Coya, entre ellos Barreras, Alfageme  y  La Artística, ejemplos de nuestro mejor  patrimonio industrial en buen estado de conservación a la espera de la ansiada valorizacion del legado material e inmaterial industrial, según palabras de Iria Sobrino"estos espacios son una oportunidad para darles otra utilidad sin caer en la especulación ni en el oportunismo con proyectos que sean sostenibles".

Seguimos el trazado urbano en línea recta hasta llegar a la ribera del  Berbés, epicentro de la pesca viguesa y punto de encuentro de donde partían trenes y barcos para la extracción y exportación de los productos del mar, tales como la sardina, la merluza y el bacalao, atrayendo  a su alrededor a comercializadores, fábricas de hielo, cordelerías,talleres y efectos navales y a empresas dedicadas al suministro del carbón para las calderas de los barcos a vapor.

Descripción: C:\Users\fundacion\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\Content.Word\IMG_4618.jpg
La actual Jacinto Benavente o Beiramar constituye un llamado “paisaje industrial”, la adjetivación del “paisaje” como “industrial” implica  un terreno ocupado por construcciones destinadas a la explotación, la transformación,  producción y el transporte de los recursos marinos, en este caso, una amplia extensión ocupada por fabricas de transformación de los productos del mar como Albo, Ribas, Alfageme, Orbe y Cerqueira y de la congelación o  la construcción naval de Bouzas, los astilleros de Barreras, Armada, Cardama, Freire, Lagos o de suministro como los depósitos Repsol, los talleres navales,  y las empresas armadoras flanqueadas por barcos de altura que recorren el perímetro portuario.

 

Las naves frigoríficas Pereira, Pescapuerta, Pescanova, Frigoríficos del Berbés de Vigo,  empresas que en los años 60 representan el paso definitivo hacia la industrialización de la pesca, con nuevos barcos, artes y aparejos dotados para  potenciar la pesca de altura y gran altura. La congelación del pescado a bordo, en altamar por vez primera en el mundo, la inicia en 1961 la empresa Pescanova,  y supone una transformación total de la industria pesquera, de su conservación y comercialización. A lo largo y ancho de la avenida, cabe buena parte de  la historia del s.XX  de la ciudad, actualmente la mayoría de ellas  están en desuso y reabre un debate vital como es el reaprovechamiento de estas naves desocupadas, revivir esta arteria fundamental de Vigo sin la consabida destrucción del paisaje industrial en un ejercicio de respeto por la identidad de la ciudad, hasta ahora muy poco practicada como el caso de Casa Mar, situada donde ahora se encuentra el Auditorio Mar de Vigo, que fue una de las primeras empresas instaladas en la avenida construida en 1940 , una cooperativa de armadores en su mayor parte formada por conserveros para la gestión y suministro de sus barcos.

Descripción: C:\Users\fundacion\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\Content.Word\IMG_4659.jpg

Las dos últimas paradas, después de tres horas de caminata, fueron la fábrica de conservas  Albo, superviviente y activa en su entorno desde 1929, y La Artística, una década de esplendor para la industria viguesa  que se traduce en la hechura de sus grandes edificios industriales. Mención especial  merecen ambas, la fábrica de conservas de Jenaro de la Fuente Álvarez que sin alteraciones en su estructura y con discreción permanece anclada en el entorno del campo de Coya, donde se disputaban partidos de futbol , carreras de hípica y gincanas automovilísticas, junto a la antigua maderera La Madera Gallega , la fábrica de Quirós y ocupando la actual calle Coruña,  La Artística, para el estampado de hojalata, construcción de  envases y talleres mecánicos para maquinaria conservera y fabricación de sellantes con base de caucho para el cierre hermético de los envases. Esta complejo incluye dos edificios singulares, el de 1919, ahora ya sin techumbre, con su característico depósito de agua  y el espacio de 1941, cuya fachada comunica con la glorieta de la actual  plaza de la conserva , proyectada por el arquitecto Jacobo Esténs  en un paralelismo muy interesante  con el edificio Massó de Cangas , y al que  Iria, junto noncommon y OVéP (Outro Vigo é Posible), promovieron en un corto documental  que refleja un trabajo imaginario sobre cierto patrimonio industrial de Vigo (y Cangas) con el objetivo de grabar el proceso para difundir el interés sobre el reciclaje del  patrimonio industrial.

Descripción: C:\Users\fundacion\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\Content.Word\IMG_4687.jpg

Aquí concluimos esta andaina, con la intención de dedicarle un segundo recorrido en el 2017  desde Bouzas al Museo del Mar.

 

Agradecimientos:  a Xoán Carmona por todo lo aprendido,  a Iria Sobrino por que teje y teje con laboriosidad  y a  Ignacio Oliveira por hacer de reportero gráfico.

Descripción: C:\Users\fundacion\AppData\Local\Microsoft\Windows\Temporary Internet Files\Content.Word\IMG_4692.jpg